Entretenimiento

Conozca la biblioteca pública del deporte

Biblored creo este espacio para que los amantes del deporte se reúnan en varios eventos y conferencias propuestos por la entidad

Fotografía: Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte (SCRD)

La biblioteca del Deporte hace parte de la Red de Bibliotecas Públicas BIBLORED y es un espacio que  permite el encuentro con la lectura en torno al deporte. El proyecto cuenta con un área de 167.15 m2. Dividida en sala general, con 24 puestos de lectura; sala de Internet con 15 puestos y cuatro televisores; sala Infantil, con 12 puestos de lectura, cuatro para escritura y dos puestos de Internet.

 

La Biblioteca ofrece programas y servicios  de acceso gratuito, consulta en sala, préstamo de material bibliográfico, referencia, internet, catálogo en línea, extensión bibliotecaria, afiliaciones, programas de  promoción de lectura y escritura, experiencias culturales, encuentros con deportistas, charlas con expertos y críticos del deporte, conferencias y visitas guiadas dentro del Estadio Nemesio Camacho el Campín para entidades públicas y privadas. La colección actual cuenta con más de 3.000 volúmenes para consulta gratuita

Además, el séptimo arte se toma la Biblioteca del Deporte, todos los miércoles a las 2:00 pm se enciende el proyector para rodar una película que encantará con las historias más espectaculares para grandes y chicos todas estas en torno al deporte

La biblioteca se encuentra en la Carrera 30 con Calle 57 Local 9 Estadio El Campín Para mayor información pueden comunicarse con Yenny Peñaloza, coordinadora de la Biblioteca, a los teléfonos: 379 0150 ext:6160/1.o escribir al correo electrónico coord_cp@biblored.gov.co Los Horario de atención: son los Lunes: 2:00 pm – 5:00 pm y de Martes a Sábado: 8:00 a.m. a 5:00 p.m. La entrada es gratuita.

Sobre los videojuegos

Los videojuegos resultan ser los juguetes preferidos por la mayoría de los niños y adolescentes. En muchos casos este tipo de juegos genera polémica por la creencia de que puede crear adicción o inducir cambios negativos de conducta como el aislamiento o la violencia.

De acuerdo con la Clínica Universidad de Navarra (CUN), algunos de los efectos nocivos adjudicados al uso excesivo de los videojuegos son: ludopatía o adicción patológica a los juegos electrónicos agotamiento y cansancio del sistema nervioso con aparición de síntomas de depresión o ansiedad; sedentarismo nocivo para la salud del niño o adolescente; irritación ocular, dolores de cabeza y vicios de postura muy perjudiciales en un organismo en crecimiento.

Sin embargo, también han sido reconocidos efectos positivos del uso correcto de los mismos. El intercambio de juegos de video, por ejemplo, puede estimular el contacto social y la participación en actividades comunes. Igualmente, el objetivo de lograr un premio o de mantener o mejorar un puntaje estimula la perseverancia.

Por otra parte, el hecho de perder juegos ayuda a fortalecer la tolerancia y, con una buena guía, estimula el manejo del fracaso dirigiéndolo hacia la constancia y la exploración de nuevas formas para lograr el éxito. Otra de las actitudes fortalecidas es la rapidez en la toma de decisiones y el manejo del riesgo.

Adicionalmente favorecen la coordinación visual y las habilidades manuales se estimula la memoria, la capacidad de retener conceptos numéricos y facilita el contacto del niño con el entorno informático.

De cualquier forma, como ocurre con todas las actividades, los videojuegos pueden ser beneficiosos o perjudiciales, dependiendo del uso que se les dé. En este sentido resulta recomendable: Controlar el tiempo dedicado a su uso. El tiempo recomendado para que un menor de 7 años juegue con una pantalla es de máximo 15 minutos.

A los niños mayores, es conveniente fijar un límite diario de tiempo que no exceda los 45 minutos, aunque los fabricantes aconsejan 2 horas. El problema no radica únicamente en el tiempo que se pasa con el videojuego, en el cual el niño o niña está solo, sino todas aquellas actividades que deja de hacer y que resultan necesarias para su desarrollo, como jugar al aire libre, leer un cuento o compartir en familia.

Vigilar el contenido de los videojuegos: Debe evitarse adquirir videojuegos que fomenten valores violentos, destructivos y discriminatorios, con el fin de no potenciar estas actitudes negativas. Es recomendable estrenarlos con ellos para asegurarse de que no contengan ningún peligro.

Potenciar la vida familiar: En muchas ocasiones el abuso en el uso de los videojuegos puede ser consecuencia de un inadecuado clima de vida familiar. Es muy posible que los niños o adolescentes intenten llenar un vacío emocional por una leve o ausente interacción familiar.

 

Para detectar situaciones de alto riesgo observe: Uso compulsivo de la videoconsola (encenderla inmediatamente al levantarse, aprovechar cualquier tiempo libre por pequeño que sea para usarla o acudir a ella de forma precipitada cuando acaban otras tareas); aparición de cambios en el comportamiento (impulsividad, violencia); y desarrollo de un individualismo exagerado.